Copenhague y la fórmula de la felicidad